Poner máscaras faciales en bebés y niños pequeños para protegerlos contra el coronavirus podría resultar mortal.
Las máscaras podrían dificultar la inhalación y la exhalación para los niños menores de dos años dado que tienen vías respiratorias más pequeñas, tienen que trabajar más para absorber oxígeno a través de una máscara y pueden reinhalar el dióxido de carbono espirado, y si pueden advertir la dificultad para respirar, no pueden comunicarse fácilmente si tienen problemas para respirar y no pueden quitarse la máscara lo que podría provocar asfixia.

Un ajuste ceñido le dará menos acceso al aire, y un ajuste holgado no proporcionará mucha protección.
También existe el riesgo de que el bebé intente quitarse una máscara o enganches en sitios salientes y que la máscara y sus cintas se enreden pudiendo causar lesiones por atrapamiento o ahorcamiento.

El uso correcto implica lavarse las manos antes de ponerse una máscara u otra cubierta y luego evitar tocarse la cara una vez que esté puesta. Eso es difícil de hacer cumplir entre los niños, especialmente los niños pequeños. Puede provocar que un niño se tocara la cara con mayor frecuencia, lo que aumenta el riesgo de contraer coronavirus.

Cualquier niño que tiene problemas para respirar, está inconsciente o que no puede quitarse la máscara por sí misma no debe usar una máscara facial.

Los niños de alrededor de tres años en adelante pueden necesitar usar una máscara lugares públicos, pero lo más importante es mantener el distanciamiento social y que los miembros de la familia se laven las manos antes de tocar al bebé o al niño pequeño.

Los niños tocan todo: Si toca cualquier superficie donde pueda estar presente el virus, y luego termina tocando su máscara facial, puede introducir el virus a través de diferentes orificios.

No hay máscaras N95 aprobadas para niños pequeños, que deben reservarse para personal de salud.

Máscaras mojadas = máscaras sucias: Los niños babean, escupen y expulsan sus secreciones de sus narices. Todo esto podría humedecer la tela de una máscara o una cubierta de tela. Y cuando tocan la máscara y luego tocan otra superficie, los niños pueden ser una fuente de infección.

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría

Artículos relacionados

¡ESCRIBÍ AQUÍ LO QUE ESTÁS BUSCANDO Y APRETÁ ENTER!